Aprendiendo a ser Mamá.

jueves, 26 de enero de 2012

Pérdida del tapón mucoso y rotura de aguas.


La expulsión del tapón mucoso, seguida por débiles contracciones, también indica que el parto está cerca. Después, la inminente mamá romperá aguas.

Pérdida del tapón mucoso:

Se trata de una secreción gelatinosa teñida de sangre, colocada en el cuello del útero, que sirve de barrera entre la cavidad uterina y la vagina. Luego, llegará la rotura de aguas.

Este síntoma supone una primera manifestación de la dilatación del cuello uterino, pero no constituye una señal de parto inequívoca, ya que el parto, si bien suele producirse pasadas solamente unas horas, también puede retrasarse hasta algunos días después de la pérdida del tapón mucoso.


Rotura de aguas:

Una de las señales más evidentes de que se acerca el momento del parto es la rotura del saco amniótico (romper aguas), que puede ir o no acompañada por contracciones.

Se caracteriza por la salida a través de la vagina de líquido templado, sin tener necesariamente contracciones.

Esto ocurre porque las membranas (el saco amniótico) que envuelven al niño se comprimen y rompen cuando éste desciende hacia el canal del parto. El líquido perdido es el amnios, el mismo en el que el niño ha crecido durante los nueve meses de embarazo.

Cuando se rompen aguas, es conveniente ir a la clínica o al hospital para que el médico compruebe:

•Que las aguas son limpias. Si están teñidas (con manchas verdosas), puede indicar que el niño sufre.

•Si ya se ha iniciado la dilatación del cuello del útero, señal de que el parto puede comenzar en cualquier momento.

•Si es conveniente una cobertura antibiótica. Si después de 7-8 horas desde el momento de la ruptura del saco amniótico el nacimiento todavía no se ha producido, el médico administra antibióticos a la futura madre para evitar que el pequeño entre en contacto con las bacterias presentes en la vagina, cosa que podría acarrearle problemas después del parto.

También es importante vigilar la consistencia de las pérdidas:

•Si son incoloras, significa que todo va como es debido y que el parto aún no es inminente.

•Si son de color oscuro, se debe acudir a la clínica o al hospital más cercano, sin perder la tranquilidad.

•Si hay pérdidas de sangre, es decir, estrías sanguinolentas mezcladas con el líquido amniótico, no es necesario apresurarse. Sin embargo, si la pérdida es abundante, como una menstruación, hay que ir directamente a la clínica o al hospital, porque puede tratarse de un desprendimiento de la placenta, situación que debe mantenerse bajo control.

•Si existen contracciones, además de pérdida de moco mezclado con sangre, conviene ir a la clínica o al hospital para comprobar si se ha iniciado el parto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada