Aprendiendo a ser Mamá.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Cambios físicos de la madre.


Primer trimestre

Durante el embarazo, también se dan muchos cambios en el cuerpo de la futura madre. Las mujeres experimentan esos cambios de modos diferentes. Algunos síntomas del embarazo persisten por varias semanas o meses, mientras que otros duran tan sólo un breve período. Mientras que algunas mujeres tienen muchos síntomas, otras experimentan sólo algunos o ninguno. A continuación incluimos una lista de cambios y síntomas que pueden presentarse en el primer trimestre:


Las glándulas mamarias se agrandan, lo cual hace que los senos se inflamen y duelan preparándose para la lactancia. Esto se debe al aumento en la cantidad de las hormonas estrógeno y progesterona. Debe usarse un sostén especial.

Las aréolas (la zona pigmentada que rodea los pezones) se agrandan y oscurecen; es posible que se cubran de bultos pequeños, de color blanco, llamados tubérculos de Montgomery (glándulas sudoríparas agrandadas).

Las venas superficiales de los senos se vuelven más prominentes.

El útero está creciendo y empieza a presionar la vejiga, por lo que se necesita orinar con mayor frecuencia.

En parte a causa de los aumentos en los niveles de hormonas, una mujer embarazada puede experimentar cambios de humor similares a los del síndrome premenstrual (una condición que experimentan algunas mujeres, caracterizada por cambios de humor, irritabilidad y otros síntomas físicos que se presentan poco antes de cada período menstrual).

El aumento en los niveles hormonales necesario para mantener el embarazo puede provocar "náuseas matutinas", una sensación de náusea acompañada a veces de vómitos. Sin embargo, las náuseas matutinas no se presentan necesariamente por la mañana, y rara vez interfieren con la nutrición materna y fetal adecuada.

Dado que el útero en crecimiento presiona el recto y los intestinos, es posible que provoque estreñimiento.

Las contracciones musculares del intestino, que ayudan a mover los alimentos a través del tracto digestivo, se vuelven más lentas a causa de los niveles altos de progesterona. Este hecho puede, a su vez, provocar acidez, indigestión, estreñimiento y gases.

La ropa empieza a ajustarse a los senos y la cintura, ya que el tamaño del abdomen comienza a aumentar para hacer lugar al feto en crecimiento.

También puede ocurrir que se experimente fatiga debido a las exigencias físicas y emocionales del embarazo.

El volumen cardiaco aumenta aproximadamente en un 40 a un 50 por ciento entre el inicio y el fin del embarazo, con un mayor gasto cardiaco. El aumento del gasto cardiaco puede provocar el aumento en el pulso durante el embarazo. Es necesario un mayor volumen de sangre para poder suministrarle un flujo adicional al útero.

Los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son ejercicios del suelo de la pelvis que ayudan a tonificar los músculos de la vagina y el perineo, lo cual es importante para el parto. Si los músculos están preparados, el proceso de alumbramiento será más sencillo. Además, si estos ejercicios se siguen practicando después del parto, ayudan a acelerar el proceso de recuperación. Hacer un ejercicio de Kegel es simple.


  • Tense los músculos que rodean la vagina y el ano. (El movimiento de los músculos es similar al efectuado al detener el flujo de orina.)
  • Mantenga los músculos tensionados tanto tiempo como pueda, aumentando el tiempo hasta 8 ó 10 segundos cada vez. Relaje los músculos. Tensione y relaje los músculos varias veces al día.

Segundo trimestre

Para la mayor parte de las embarazadas, el segundo trimestre es el de mayor comodidad física. Las náuseas matutinas suelen desaparecer para esta época y, en general, disminuye la fatiga pronunciada y el dolor de los senos. Estos cambios pueden atribuirse a la disminución en los niveles de la hormona gonadotrofina coriónica humana (su sigla en inglés es hCG) y a la adaptación a los niveles de estrógeno y progesterona.

A continuación se incluye una lista de cambios y síntomas que pueden presentarse en el segundo trimestre:


  • Posible aumento del apetito.
  • La madre puede empezar a sentir los movimientos del feto, un fenómeno denominado "aceleración", a las 20 semanas.
  • El útero llega a la altura de ombligo y el embarazo se hace visible.
  • Puede presentarse comezón de la piel en el abdomen que está creciendo, así como dolor en los lados del cuerpo debido al estiramiento del útero. Es posible que se sienta dolor en la parte inferior del abdomen a medida que los ligamentos se van estirando para sostener el útero.
  • Posiblemente, la necesidad de orinar con frecuencia disminuya debido a que el útero ha crecido y ya no se encuentra en la cavidad pélvica, con el consiguiente alivio de la presión sobre la vejiga.
  • Puede presentarse congestión nasal y, en ocasiones, hemorragias nasales. Este hecho se debe al aumento de los niveles de hormonas (estrógeno y progesterona) que afectan a las membranas mucosas de la nariz.
  • Las encías se vuelven más hinchadas y pueden sangrar con facilidad. Este hecho se debe al aumento de los niveles de hormonas (estrógeno y progesterona) que afectan a las membranas mucosas de la boca.
  • Pueden aparecer varices y hemorroides.
  • Es posible que se observe una secreción vaginal de color blanco, llamada leucorrea. (La presencia de secreción de color o sanguinolenta podría indicar posibles complicaciones, por lo que se la debe examinar de inmediato.)
  • El creciente aumento de peso puede provocar dolores de espalda.
  • La pigmentación de la piel puede modificarse en la cara y el abdomen debido a las hormonas del embarazo.
  • Es posible que persistan síntomas como acidez, indigestión y estreñimiento.

Tercer trimestre

Durante el tercer trimestre, a medida que se acerca la fecha de parto, algunas mujeres experimentan molestias que van en aumento. A medida que el feto crece y ocupa la cavidad abdominal, algunas futuras madres empiezan a tener dificultades para inhalar profundamente o para encontrar una posición cómoda para dormir durante la noche, mientras que otras no sienten molestia alguna mientras esperan con anhelo la llegada de su nuevo hijo o hija.

A continuación mostramos una lista de los cambios y síntomas que pueden experimentarse durante el tercer trimestre, que incluyen los siguientes:


  • Aumento de la temperatura de la piel, debido a que el feto irradia calor y hace que la madre sienta calor.
  • Reaparece la mayor frecuencia urinaria debido al aumento de la presión ejercida sobre la vejiga.
  • La presión sanguínea puede bajar debido a que el feto ejerce presión sobre la vena principal por donde regresa la sangre al corazón.
  • Posible hinchazón de los tobillos, manos y cara (denominada edema) causada por la retención de fluidos por parte de la madre.
  • Posible crecimiento de vello en los brazos, piernas y cara de la madre debido al aumento de la estimulación hormonal de los folículos pilosos.
  • También es posible que el pelo se sienta más áspero al tacto.
  • Los calambres en las piernas pueden hacerse más frecuentes.
  • Es posible que empiecen a producirse contracciones de Braxton-Hicks (falso parto) a intervalos irregulares, como preparación para el alumbramiento.
  • Pueden aparecer estrías de la piel en el abdomen, senos, muslos y glúteos.
  • El calostro (fluido de los senos que alimenta al bebé hasta que empieza a producirse leche materna) puede empezar a gotear de los pezones.
  • La piel, en particular la del abdomen, seguirá seca y con comezón, pues sigue creciendo y estirándose.
  • Es posible que la libido (deseo sexual) de la mujer disminuya.
  • Puede volverse más visible la pigmentación de la piel, en especial las manchas oscuras de la cara.
  • Es posible que persista el estreñimiento, la acidez y la indigestión.
  • Aumento de la secreción vaginal blanca (leucorrea), que puede contener mayor cantidad de mucosidad.
  • Los dolores de espalda pueden persistir y aumentar de intensidad.
  • Las hemorroides pueden persistir e intensificarse.
  • Las varices pueden persistir y agravarse.

Como se explicó antes, cada mujer lleva a su hijo de un modo diferente, según la estructura de su cuerpo y cuánto peso haya aumentado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada